Las personas que piensan son “peligrosamente” educativas.